«Consejos para sentirse mejor»

Aprende a decir NO, sin sentirte culpable, o creer que lastimas a alguien. Querer agradar a todos es un desgaste enorme.

Planifica tu día, pero deja siempre un espacio para cualquier imprevisto, consciente de que no todo depende de ti.

Concéntrate en apenas una tarea a la vez. Por más ágil y capaz que consideres tu mente, también te cansas.

Olvídate de una vez por todas de que eres indispensable en tu trabajo, en tu casa o en tu grupo habitual. Puede que te desagrade, pero el mundo se mueve sin ti.

Deja de sentirse responsable por el placer de los demás. Tú no eres la fuente de los deseos, ni el eterno maestro de ceremonia de nadie.
Pide ayuda siempre que sea necesario, y ofrécela, sin insistir, a quien creas que la necesite.

Separa los problemas reales de los imaginarios y elimínalos, porque estos últimos son una pérdida de tiempo y ocupan un espacio en tu mente que es preciso aprovechar para cosas más importantes.
Intenta descubrir el placer de cosas cotidianas como dormir, comer y pasear, sin creer que es poca cosa.

Evita envolverte en ansiedades y tensiones ajenas.

Recuerda que tu familia no eres tú. Está junto a ti, compone tu mundo, pero no es tu propia identidad. Por tanto puedes pensar distinto de ellos.
Entiende que los principios y convicciones inflexibles pueden ser un gran peso que te impidan el movimiento y la búsqueda. No seas tan rígido que al menor golpe, te quiebres.

Es necesario tener siempre a alguien en quien poder confiar y poder hablar abiertamente.

Conoce la hora acertada de salir de una cena, levantarse del palco o dejar una reunión. Nunca pierdas el sentido de la importancia sutil de saber salir a la hora correcta de los sitios… o de la vida de otros.
No quieras saber si hablaron mal de ti. No te atormentes con esa basura mental. Eso sí, escucha lo que hablaron bien de ti, pero con reserva analítica y sin creértelo todo.

No abandones tus tres grandes e invaluables amigas: la Intuición, la Inocencia y la fe.

Y por último: comprende de una vez por todas, definitivamente y para siempre, que tú eres lo que tú hagas de ti mismo y no lo que hagan de ti los demás.

Ignacio Novo Bueno

Publicado en Noticias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *